La costura: una herramienta de independencia después de la esclavitud

En el marco del Día Internacional de Recuerdo de la Trata de los Esclavos y su Abolición, declarado por la UNESCO, hacemos un repaso que involucra a mujeres negras con la creación de ropa.

La liberación de los pueblos antepasados marcaron las bases que han servido para luchar contra las formas de racismo y discriminación que se han mantenido por siglos. Después de 150 años de la abolición de la esclavitud, seguimos en la lucha por la defensa de nuestros derechos humanos.

Antes de la esclavitud, las vestimentas tradicionales de los distintos países africanos eran una pieza importante para cada una de las culturas que podemos encontrar en ese gran continente. En muchas ocasiones, la ropa determinaba la clase social a la que pertenecían.

Una vez que el colonialismo y la trata transatlántica se convirtieron en un hecho, las mujeres negras se encargaron de confeccionar piezas para sus dueños, cuando ellas mismas usaban prendas básicas y sobrias. Después de la abolición de la esclavitud, la costura se convirtió en una herramienta de independencia para estas mujeres.

A nivel académico, tanto en el área de historia como de moda, se hace difícil conocer quiénes eran las mujeres negras que dieron paso a la liberación y la resistencia de sus propias comunidades. Es más fácil encontrar información sobre diseñadores hombres blancos y europeos en cualquier época, que encontrar un mínimo de información sobre diseñadoras negras.

Por ejemplo, ¿sabías que el icónico traje de conejita que la revista Playboy popularizó fue cosido por una diseñadora negra? ¿conocías a la diseñadora negra que rompió con la moda victoriana en Estados Unidos y que diseñó para la primera dama durante la presidencia de Lincoln? Aquí te dejamos una pequeña lista sobre las primeras diseñadoras negras, pioneras en la moda negra e inspiración para las siguientes generaciones.

Elizabeth Keckley

Nació en febrero de 1818 en Dinwiddie County, Virginia. Hija de una esclava y el dueño de una plantación. Elizabeth narra en su libro Treinta años de esclavitud y cuatro en la Casa Blanca cómo la primera dama, Mary Todd Lincoln, la citó en un hotel para pedirle que diseñara y confeccionara el vestido que usaría en la investidura de su esposo. Logró cumplir su más anhelado sueño de convertirse en diseñadora. Pensó que no lo lograría debido a ser ex-esclava, negra y madre soltera.

Pero su trabajo no culmina ahí, pues luego se convirtió en escritora y activista. En su libro narra sus vivencias, cómo logró sobreponerse a todos los obstáculos y cómo pudo construirse un nombre dentro de las damas de la alta sociedad norteamericana. Todo esto fue de gran ayuda para comprar su libertad. Lamentablemente la publicación del libro dañó la amistad que estableció con Mary Todd Lincoln y su reputación se vio afectada.

disenadoras-negras-esclavitud-independencia
Vestido confeccionado por Elizabeth Keckley para Mary Todd Lincoln. Fuente: Fashion History.

Keckley fue una mujer valiente que se convirtió en la pionera de la moda americana, mostrando su diseños sobrios y minimalistas, muy distintos a los acostumbrados volados de la época victoriana.

Zelda Wynn Valdes

Proveniente de Pennsylvania, Zelda Wynn Valdes creció en un ambiente donde las personas negras no podían sentarse en el mismo lugar que una persona blanca, pero esto no impidió que su carrera fuera exitosa. Aprendió a coser viendo a su abuela, que también era costurera y le enseñó todo lo que podía.

El fundador de Playboy y las conejitas Playboy con su traje icónico en 1986. Fuente: New York Post.

Zelda empezó trabajando en la sastrería de su tío una vez se graduó de la escuela. Aunque no fue la creadora del diseño original, fue la encargada de coser el icónico diseño de conejita Playboy, un pedido realizado por el propio Hugh Hefner.

Pero este no fue su único trabajo importante, en 1948 logró abrir su primera boutique en Manhattan. Para el momento era la única diseñadora mujer negra en conquistar las calles de Nueva York con sus vestidos escotados y ajustados. Entre sus clientas más destacadas se encontraban Joyce Bryan, Josephine Baker, Diahann Carroll y Marlene Dietrich.

La actriz y cantante Joyce Bryant con un de los vestidos diseñados por Zeldan Wynn Valdes.

Ruby Bailey

Contemporánea con Zelda, Bailey fue una mujer con muchos talentos: pintora, actriz y diseñadora. Oriunda de Bahamas, llegó a Estados Unidos en 1912. Vivir en Harlem la motivó a perseguir una carrera creativa, por lo que participó en múltiples exhibiciones de arte y producciones de teatro en locales como The Savoy Ballroom. Bailey estuvo encargada de crear el vestuario para cada una de estas producciones.

Sus diseños únicos y atrevidos podrían considerarse obras de arte. Creó unos maniquíes que bautizó como Manikins, del tamaño de una barbie y vestidas con bastantes capas de telas, abrigos de piel y adornos coloridos.

Bailey comenzó trabajando con Barbies, pero decidió crear sus propios figurines, pues consideraba que estas muñecas eran muy rígidas y blancas. Por esto, sus piezas tienen distintos tonos de piel y peinados que reflejan la diversidad de las mujeres negras.

En  el año 2004 el Museo de Nueva York adquirió parte de esta colección. 

Cuando las personas negras no podían permitirse entrar en carreras artísticas, Ruby Bailey hizo lo posible para destacar sin necesidad de una. Incluso llegó a formar parte del Sindicato Internacional de Trabajadoras de Confección (International Ladies Workers Union) como maestra bordadora.

Ellas y muchas otras mujeres representaron un cambio para la moda norteamericana. Hoy en día podemos observar como muchos diseñadores negros siguen luchando para tener su voz creativa representada en las pasarelas.

Descolonizar la historia de la moda es importante para encontrar la diversidad y el respeto en el sector. Conocer las luchas de nuestros antepasados nos ayuda a orientarnos a un mejor futuro, donde se acaben los prejuicios y estigmas que se han mantenido hacia estas comunidades.

Somos un equipo independiente impulsado por la pasión de informar sobre las problemáticas de la industria de la moda local y generar soluciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.