collage-mitos-moda-sostenible
Collage: Laura Jean.

Mitos sobre la industria de la moda: 3 mentiras que contaminan el discurso de la moda sostenible

Dicen que las mentiras tienen patas cortas, pero en lo que respecta a la desinformación y teorías falsas parece ser lo contrario. En la industria de la moda, y principalmente en el discurso de la moda sostenible, existe una cantidad de mitos que repiten desde medios y activistas hasta marcas y diseñadorxs.

Seguro los conoces, y quizá hasta los has dicho, porque tienen más difusión que los artículos donde se desmienten. Unos tienen que ver con la contaminación y el impacto ambiental de la industria. Otros, con el cultivo del algodón, uno de los materiales más usados en la confección o con las trabajadoras textiles.

Es importante que nos informemos y estemos actualizadxs sobre estos datos, para promover la moda sostenible de forma más eficiente, con información clara y comprobada.

1. La moda es la segunda industria más contaminante

Este es quizá uno de los mitos que más se repite. No solo lo dicen las marcas, también movimientos e incluso organismos internacionales. De hecho, se suele tomar a la ONU como fuente, pero esta organización no tiene un estudio científico que avale la estadística.

A inicios de 2021, el Foro Económico Mundial publicó un reporte en el que se indica que la industria de la moda es la tercera más contaminante, pero nada más en la cadena de suministro. Este estudio no analiza el impacto ambiental de la ropa después de su venta y consumo.

La relación de la industria de la moda con otras industrias, como la ganadera o la agrícola, hace difícil llegar a una cifra global. El recorrido de la ropa después de su comercialización y uso también es complejo de rastrear. Muchas prendas pasan de la tienda al vertedero, otras son llevadas a puertos de países en desarrollo y otra permanece en almacenes por muchos años.

A finales del 2021, el Instituto de Recursos Mundiales (World Resources Institute) y el Instituto del impacto de la Ropa (Apparel Impact Institute) publicaron uno de los reportes más veraces hasta la fecha.

Este informe indica que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) provenientes de la industria de la moda es de 2%. Es importante resaltar que la métrica se refiere a los GEI y no solo al carbono o CO₂. Además del CO₂, también se cuenta el metano, el óxido nitroso y otros compuestos químicos.

El estudio también indica que esta industria genera el 4% de los desechos sólidos anualmente (durante el proceso de producción) y que, sí, es la segunda que más genera microplásticos en los océanos.

El análisis se enfocó solo en la producción de ropa. Los datos referentes a la producción de calzado o accesorios no se incluyen, por lo que la cifra total de la contaminación producida por la industria de la moda sigue siendo una incógnita.

2.El cultivo de algodón orgánico usa 91% menos agua que el algodón convencional

Hay muchos mitos en torno al algodón en el discurso de la moda sostenible, principalmente sobre el consumo de agua en su producción y en su transformación en otras fibras, como el denim.

En este caso hablaremos sobre el cultivo de algodón orgánico. En 2014, Textile Exchange publicó un análisis que demostraba que el algodón producido de forma orgánica usaba 91% menos agua que el producido de manera convencional.

El carácter orgánico quiere decir que se produce mediante prácticas naturales, empleando semillas naturales (no transgénicas), con riego natural y sin aplicar pesticidas o fertilizantes artificiales. Esta práctica es esencial para la agricultura y la moda regenerativa.

Sin embargo, un nuevo estudio publicado por la Transformers Foundation a finales de 2021, con bases científicas comprobadas, indicó que no hay diferencia significativa entre ambas técnicas de cultivo.

El error de Textile Exchange ocurre porque compara el cultivo de algodón orgánico en zonas húmedas, donde no es necesario el riego artificial, con el cultivo de algodón convencional en zonas áridas, donde el riego es necesario.

Según afirma la Transformers Foundation, lo verdaderamente importante es la región donde se siembra el algodón. Aunque la producción orgánica es valiosa, los esfuerzos de las marcas de moda deben enfocarse en adquirir algodón de zonas húmedas, sobre todo al considerar que el cultivo orgánico representa solo el 1% de la producción mundial.

mitos-aldogon-organico-convencional
El algodón es una de las fibras más usadas en la industria textil, y solo el 1% es de producción orgánica.

3. El 80% de lxs trabajadorxs textiles son mujeres

Sabemos que la costura es una labor que tradicionalmente se ha relegado a las mujeres. En nuestras familias, casi todas nuestras madres, tías y abuelas saben, al menos, remendar una prenda.

Sabemos también que en las fábricas industriales del sector de la moda las mujeres están en los cargos más bajos, como costureras principalmente. Sin embargo, no es cierto el mito tan repetido de que el 80% de las empleadas en el sector textil son mujeres. Ni a nivel global ni en un solo país o región.

La verdad es que no hay ningún estudio sobre la composición de género en el sector textil que abarque la industria a nivel mundial. En Latinoamérica tenemos pocas estadísticas, centradas en países puntuales y no en toda la región.

La Organización Internacional del Trabajo, junto a ONU Mujeres, publicó un estudio en 2020 sobre este tema, pero centrado únicamente en Bangladesh. En informe, asegura que las mujeres, para el 2018, representaban el 61% de la mano de obra en el sector textil.

Esta cifra, además, es de 2018 y no sabemos cómo puede haber cambiado en los últimos cuatro años. Pero entre el 2010 y el 2018, de hecho, había disminuido un 2%.

Somos un equipo independiente impulsado por la pasión de informar sobre las problemáticas de la industria de la moda local y generar soluciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.