collage-maquillaje-natural-cosmetica
Collage: Laura Jean.

Cosm(ética): del maquillaje tóxico al natural

En esta era de paletas de colores de 24 tonos distintos, highlighters cada vez más brillantes y sets de brochas que parecen nunca terminar, es normal que olvidemos que el maquillaje no siempre ha sido parte de un gran conglomerado de productos altamente procesados.

Muy al contrario, el maquillaje surgió como una simple extracción de pigmentos de elementos naturales en diferentes culturas, cuya utilización y significado variaba conforme a ellas.

El cambio que produjo lo que hoy conocemos como industria cosmética fue entre 1920 y 1930, dando inicio a la producción en masa de sus rubros y, en general, a la comercialización del maquillaje como productos para  «embellecer».

Esto último ha ido en aumento a través de los años, produciendo consecuencias desfavorables tanto para los consumidores como para el ambiente.

La toxicidad del maquillaje… literalmente

Como dijimos antes, el maquillaje nació de la experimentación con pigmentos encontrados en la propia naturaleza, por lo que una evaluación de los riesgos de poner ciertos componentes sobre la piel humana era la última de las preocupaciones.

La poca atención a los cuidados de la piel en pro del embellecimiento se ha mantenido a través de los años. Aunque se ha avanzado en relación al estudio de los ingredientes que se utilizan en los principales productos de maquillaje convencional, algunos siguen siendo potencialmente dañinos a largo plazo para el consumidor promedio.

Desde pequeñas alergias hasta enfermedades crónicas, la exposición a estos ingredientes que no deberían encontrarse en el maquillaje genera inconvenientes.

La prevalente existencia de estos ingredientes en algunos de los productos más utilizados en la industria podría deberse a las escasas regulaciones dentro de la misma. Aunque se han implementado algunos cambios para asegurar el bienestar de cualquier persona que los adquiera, el riesgo dentro de estos productos sigue latente.

Imagen: Dan Cristian Pădureț.

Esta está lejos de ser la única incidencia negativa del maquillaje en les consumidores. Dejando de lado lo dañino que pueda resultar su uso, el maquillaje, a pesar de ser comercializado como producto para todas (y sólo recientemente para todes) es una de las industrias que deja de lado la diversidad.

Desde escasez de tonalidades en productos como bases, labiales o rubores, hasta poca inclusión de marcas creadas por personas de color, las quejas son incontables, pues la industria cosmética parece no querer considerar a las personas de color como parte importante de su clientela.

Incluso cuando se les toma en cuenta se hace desde el racismo, queriendo aclarar tonalidades, y en general cambiar cualquier rasgo no-caucásico. En efecto, el racismo aún moldea gran parte de la industria cosmética, dejando al maquillaje convencional como un conjunto de productos a los que, prácticamente, sólo pueden acceder personas de tez clara.

maquillaje-inclusivo-colores-piel
Imagen: Adrienne Andersen.

Además de afectar a quienes consumen sus productos, la producción en masa de cosméticos ha generado una serie de problemas graves sobre el ecosistema.

La sobreproducción y ampliación de rubros ha traído consigo la acumulación de agentes contaminantes que terminan siendo depositados en océanos y mares, así como también la producción de gases y deforestaciones. Esto, junto con el desperdicio de materia prima y residuos de productos ya elaborados, representa un problema grave para el ambiente.

Los animales, parte importante del ambiente y su equilibrio, también han sido afectados por la industria cosmética. Las pruebas en animales dentro de la misma se hicieron norma desde su establecimiento, exponiéndolos a  procedimientos dolorosos e incómodos que resultan siempre en su fallecimiento o daño a largo plazo.

Sin embargo, esta no es la única manera en la que han sido explotados por la industria, ya que varios ingredientes muy comunes en distintos artículos para maquillarse son obtenidos directamente de partes específicas de animales o utilizando la totalidad de los mismos.

Pigmento carmesí obtenido a partir del procesamiento de insectos conocidos como "cochinillas". Imagen: www.ingredientsnetwork.com

Estas prácticas siguen siendo muy comunes en algunas de las grandes marcas y fabricantes de maquillaje convencional, así como en algunas de menos renombre y en las versiones de copia no oficiales.

La vuelta a un tipo de maquillaje más parecido a sus orígenes se ve como la solución a estos problemas.

De vuelta a las raíces

Hacerle frente a la problemática de la producción en la industria, y a la ambigüedad en cuanto a la utilización de ciertos ingredientes, implicó volver a la base: los ingredientes naturales.

Con la posibilidad de seleccionar componentes no dañinos para la piel de las personas y la inclusión de la producción artesanal, surge el término maquillaje natural, usado para referirse a productos hechos con —al menos— un 95% de ingredientes naturales.

Pero también se han creado categorías como el maquillaje orgánico, que además de usar ingredientes naturales, implica que estos vienen de proveedores que emplean técnicas de agricultura ecológica.

Normalmente, para comprobar si un producto es verdaderamente natural y orgánico se emplean una serie de sellos internacionales en los empaques de cada producto.

maquillaje-organico-sellos-internacionales
Producto con sello internacional. Imagen: www.naturesbrands.com

Por otro lado, muchas veces se suelen confundir estos dos términos con otros como maquillaje vegano. A su vez, este último se suele usar como sinónimo de maquillaje cruelty-free, pero hay maneras clave de entender a cada uno de estos por separado.

El maquillaje vegano implica que los productos no tienen trazos de animales, ni de sus derivados, en ellos. Por su parte el maquillaje cruelty-free sólo implica que los productos no fueron probados en animales.

Cosmética natural en Venezuela y dónde encontrarla

Pese a la dificultad que representa obtener uno de los mencionados sellos internacionales en el país, existen varias iniciativas que están apostando por tipos de maquillaje y cosméticos a base de ingredientes naturales.

Esta lista compila algunas de ellas:

1. Sabonina

Se encuentra en distintas ciudades, como Caracas, Maracaibo o Puerto Ordaz, y tiene variedad de productos, desde bálsamos labiales hasta lociones humectantes. Algo muy particular es que en Sabonina desglosan la lista de ingredientes de sus productos. Incluso explican cómo funciona cada uno y si están avalados por los entes que otorgan los sellos antes mencionados.

Actualmente Sabonina ofrece cursos sobre cosmética natural, donde enseña a seleccionar ingredientes y a trabajarlos para crear ciertos productos. Además apoya el consumo local de marcas y pequeñas iniciativas dedicadas a su mismo nicho.

sabonina-maquillaje-natural-venezuela
Kit adaptable de Sabonina para el cuidado de la piel.

2. Cibucam

Creada por María Ortega, Cibucam es una marca que hoy cuenta con labiales naturales en empaques biodegradables, además de otros productos como shampoos y aceites esenciales. Pero como bien lo demuestran en su Instagram, también le dan la oportunidad al consumidor de comprar los ingredientes por separado y hacer sus propias recetas.

Aunque está ubicada en Valencia, algunos de sus productos también pueden ser encontrados en tiendas de Caracas dedicadas a distribuir productos naturales.

cibucam-maquillaje-empaque-biodegradable
Empaque biodegradable de Cibucam.

3. Un té con Daniela

Como bien lo describe su biografía en Instagram, Daniela Uzcátegui es muchas cosas, y una de esas es emprendedora en el ámbito de la cosmética natural. Ubicada en Mérida, Daniela ha llenado su repertorio de productos naturales y hoy en día cuenta con artículos como máscara de pestañas y polvos translúcidos.

Una particularidad de ella es que explica el proceso de elaboración de sus productos y da tips para su aplicación, haciendo de su cuenta —y marca— un espacio amigable y transparente.

un-te-con-daniela
Daniela junto a su línea de productos naturales.

4. Wahe Gurú

Sus «bombones para la piel» están hechos a base de manteca de cacao y hierbas cultivadas en Galipán, llevando el consumo local de productos naturales a otro nivel. También cuentan con un bálsamo labial hecho con la misma base y disponible en distintos sabores, así como peines de bambú.

Se encuentran en la plaza del hotel Humboldt en el Ávila y en Galipán, . Además ofrecen combos personalizables de sus productos, sin mencionar los coloridos empaques que forman parte de la marca y su presentación.

wahe-guru-maquillaje-galipan
La gran variedad de productos y combos de Wahe Gurú.

Naturalmente esencial

Los cambios producidos por la industria cosmética hoy en día afectan a toda la población a nivel mundial. La mira siempre está en las grandes productoras, pues sobre ellas recae el peso de los impactos negativos que actualmente son mucho más notorios.

El cambio que les consumidores podemos lograr al hacer el cambio de maquillaje convencional a natural es, en primera instancia, con respecto a nuestro entorno y nuestro propio impacto ambiental. Pero también incrementamos la visibilidad de productos locales, y damos vuelta a la idea del maquillaje como algo que sólo puede provenir de la industria.

Somos un equipo independiente impulsado por la pasión de informar sobre las problemáticas de la industria de la moda local y generar soluciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.