explotacion-laboral-moda-etica
Collage: Laura Jean

Explotación laboral en la industria de la moda

El sábado 12 de junio fue nuestro primer encuentro del Círculo de Lectura, en los espacios del Restaurante Las Corocoras. El tema pautado para este encuentro fue la explotación laboral a costureras y trabajadoras textiles, con base en la Guía para vestir sin trabajo esclavo, de Albert Sales i Campos.

Este libro se publicó en 2013, pocos meses después del derrumbe del Rana Plaza, una fábrica textil que producía prendas para muchas marcas internacionales. En el desastre murieron más de mil trabajadoras textiles.

Esta tragedia ocurrió por falta de mantenimiento a las estructuras del edificio. Las trabajadoras que laboraban ahí eran explotadas y maltratadas, tercerizadas dentro del panorama global de la industria.

Aunque estos problemas globales son importantes y nos competen a todes, en la discusión se le dió importancia a las particularidades de la explotación textil en Venezuela. Adrián Sánchez, diseñador de moda, comentó que:

«Lo que vemos en Bangladesh o Sri Lanka también ocurre aquí, aunque no con las mismas empresas.»
Adrián Sánchez
Diseñador

Las grandes marcas mundiales, como Nike o H&M, no producen en Venezuela. La explotación laboral en este país se da con pequeñas marcas locales, que producen para el consumo interno.

Además, como comentó Lindys Vásquez, socióloga en formación:

«Con la pandemia, muchas costureras trabajan en su casa y no descansan, por lo que la explotación es aún mayor.»
Lindys Vásquez
Socióloga
explotacion-laboral-circulo-lectura

La explotación laboral ocurre en todo el mundo, a causa de la globalización económica que trasladó la mano de obra a países en desarrollo, para el consumo en los países más desarrollados. Para solucionar este problema es necesario un cambio estructural, pero hay acciones que podemos tomar como individuos y comunidades para mitigar sus efectos.

Como consumidores, es necesario que seamos conscientes de nuestro consumo y optemos por opciones más éticas al adquirir nuevas prendas.

Como creadores y diseñadores, tenemos que ser responsables con los materiales que usamos, nuestro nivel de producción y el origen de nuestra materia prima. Las marcas deben ser más transparentes y responsables con lo que producen.

Además, como activistas por una moda más justa, debemos informar a nuestra comunidades sobre esta situación y cómo lograr un cambio; realizar talleres y formaciones sobre upcycling y otras técnicas para que más personas puedan producir sus propias prendas.

«La sociedad limita la creatividad. Las situaciones de explotación no dan oportunidades a les trabajadores de pensar que elles también pueden emprender y ser creatives.»
Rossibell Ríos

Sesión II - De la explotación laboral a la moda ética

En el segundo encuentro del Círculo de Lectura continuamos con la Guía para Vestir sin Trabajo Esclavo de Albert Sales i Campes. En esta oportunidad, nos encontramos por Google Meet para discutir una situación que no solo está presente en países de Asia, como en Bangladesh por ejemplo, sino también en Venezuela.

Minutos después de comenzar la actividad Karla Tovar, coordinadora general de Fashion Revolution Venezuela, comentó:

«Los accidentes como el de Bangladesh en 2013 siguen sucediendo. Estos trabajadores textiles en algún momento de su vida lucharon contra las condiciones de trabajo, pero nunca fueron escuchados»
Karla Tovar
Coordinadora de Fashion Revolution Venezuela

Luego de este incidente que conmocionó a los medios, fashion lovers, revistas de moda, activistas, etc., se empezó a tomar en serio la situación de los creadores textiles alrededor del mundo y nacieron distintas organizaciones y movimientos por una moda más justa.

La injusticia social sigue presente hoy en día porque los trabajadores aún son maltratados y subpagados. Pero eso no es todo, es importante evaluar cuán sumergida está la sociedad en la falsa sensación de bienestar para entender la gravedad del asunto.

«Observo a muchos influencers que te muestran videos en sus canales de YouTube alentándote a comprar y comprar. Es entendible que les pagan por eso, pero las personas que no estén conscientes de ello, seguirán este ejemplo»
Alejandra Díaz

La diseñadora de modas Vanessa Luy agregó:

«Los consumidores son los que deben preguntarle a sus marcas sobre lo que están comprando, ser incisivos»
Vanessa Luy
Diseñadora

Hay que cuestionarnos. Detrás de una prenda de un precio muy por debajo del valor real hay alguien que está siendo explotado; si el costo es muy elevado, se está especulando. Por esta razón, es importante informarnos y hacernos preguntas.

encuentro-moda-etica-sostenible
«¿Realmente vale la pena comprar esto en específico que voy a utilizar en una sola ocasión? No es solo lo que consumimos y el origen, sino cómo consumimos»
Laura Jean
Creativa e ilustradora

En los últimos años, algunos diseñadores y marcas de distintas regiones empezaron a cuestionarse sus producciones, los materiales que usaban y a educar a sus clientes. Así fue como la moda ética empezó a tomar relevancia.

A través de la producción local apoyamos a los pequeños comercios. A su vez, somos más libres de elegir prendas que vayan con nuestro estilo, personalidad, expresión y comodidad.

«Si vas a comprar una prenda trata de que sea versátil y que vaya bien contigo para evitar que después te afecte el cómo te vistas. Se trata de descubrir nuestra identidad personal y cómo la representamos»
Andrea López
Fashion Blogger
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.